CENS 57

Loading...

viernes, 30 de octubre de 2009

jueves, 29 de octubre de 2009

Taller de prevención de Dengue

El pasado lunes 19 de octubre nuestro Cens 57 fue sede del Taller de prevención de Dengue organizado por el Gobierno de la Ciudad, Ministerio de Justicia y Seguridad, Subsecretaría de Emergencias y participaron los distintos Cens que funcionan en el turno tarde del área de educación de adultos.
Los encargados de transmitir la información fueron Cecilia Almada, Gustavo Mendez y Daniel Benitez.






Fotos del Cens año 2009

viernes, 23 de octubre de 2009

Taller y difusión del Dengue

Los alumnos de 3º año organizaron un taller con la idea de difundir los conocimientos previamente adquiridos en el taller de prevención del DENGUE.
Los talleristas adoptaron la modalidad de reunir al resto de la clase en grupos para desarrollar diversos juegos, crucigramas, etc;aplicando los distintos recursos como torbellino de ideas.
Alumnas de 1º A y 1 B, encargadas de la difusión.




Talleristas: Gustavo Mendez, Daniel Benitez y Cecilia Almada

Prof. Ana María Le Voci

Fotos alumnos y docentes año 2008







viernes, 16 de octubre de 2009

¡ Quienes somos!


En nuestro CENS además de los contenidos pedagógicos se manifiesta un alto grado de contención y retención del alumno, seguidos todos los pasos por la Dirección y todo el cuerpo docente.
Estas son las fortalezas que avalan los 21 años de enseñanza y que están incluidas en nuestro proyecto educativo.

FORTALEZAS

*Buena comunicación entre las autoridades, docentes y alumnos.
*Predisposición optima para escuchar y aceptar sugerencias.
*Alto interés por conocer a los alumnos y sus problemáticas.
*Buen nivel de contención y orientación hacia los alumnos.
*Flexibilidad temporal para concretar la acreditación de cada asignatura.
*Alto cumplimiento de la normativa.
*Activo funcionamiento del Consejo de CENS.
*Alto espíritu democrático en las autoridades pedagógicas.
*Motivación docente alta.
*Las autoridades administrativas se manejan con eficiencia y efectividad.
*Predisposición positiva de los alumnos por aprender.
*Participación en Proyectos enmarcados en el Programa de Fortalecimiento de la Enseñanza Media.
*Reuniones docentes con espacios de reflexión, de discusión y de actualización.
*Activa participación del Consejo de CENS
*Cursado por asignatura

IDEA RECTORA

*Promover el desarrollo de capacidades intelectuales básicas para la adquisición igualitaria de saberes específicos de cada asignatura, que comprometan la comprensión lectora y la realización de operaciones de abstracción.
Puede parecer pequeña la meta que nos proponemos, pero debemos entender que si no se han alcanzado estas competencias intelectuales básicas la ruta de acceso al fracaso y la deserción está más próxima.

Las fortalezas y la idea rectora reflejan nuestro PEI y nuestro PIP

jueves, 15 de octubre de 2009

¡¡Alerta!!





Si tenés dos de estos síntomas no dudes en consultar al médico.
Prof. Ana María Le Voci

jueves, 8 de octubre de 2009

Erradiquemos juntos al dengue:


* Sin agua, no hay huevos.

* Sin huevos, no hay mosquitos.

Cuidados ambientales:



* Revise su casa, y las zonas de los alrededores como jardines y quintas, en búsqueda de recipientes que puedan acumular agua estancada, y que no tenga ninguna utilidad.
* Elimine el agua de los huecos de árboles, rocas, paredes, pozos, letrinas abandonadas, por ejemplo rellene huecos de tapias y paredes donde pueda juntarse agua de lluvia.
* Entierre todo tipo de basura como latas, cáscaras, llantas y demás recipientes u objetos que puedan almacenar agua.
* Ordene los recipientes que puedan acumular agua, colóquelos boca abajo o colóqueles una tapa.
* Mantenga tapados los tanques y recipientes que colectan agua o pueden recolectarla si llueve.
* Cambie el agua de los floreros cada 3 días y frote las paredes del mismo. De ser posible, utilice productos alternativos en lugar de agua (geles, arena).
* Cambie el agua cada 3 días y lave con esponja los bebederos de animales.
* Mantenga limpias, cloradas o vacías las piletas de natación fuera de la temporada.
* Mantenga los patios desmalezados y destapados los desagües de lluvia de los techos.
* Hable con sus amigos y vecinos para informarlos acerca de las medidas para prevenir el dengue.
Prof. Ana María Le Voci

jueves, 1 de octubre de 2009

CUENTOS ASOMBROSOS:




El espejo mágico:

Las peleas y las diferencias generacionales eran cada vez más insoportables y agotadoras. Aquella pequeña adolescente apodada por sus amigos “Martu”, estaba cada vez más rebelde y la única que parecía importarle era ocupar el tiempo con su banda, ya que desde chiquita era amante de la música, y pertenecía a ese antiguo grupo formado por sus inseparables amigos.
Su madre de nombre Thelma, estructurada, formal, recta, abocada a sus negocios empresariales, cansada de sus labores diarias, tanto en la oficina como en lo cotidiano en su hogar y agotada aún más por las diferencias con su hija.
Un día muy temprano, ambas a punto de salir, como todos las mañanas, con maquillaje y cepillo en mano frente aquel enorme espejo todo sucedió…
Una luz blanca y brillante, enceguecedora cubrió todo el lugar. Sus rostros se desdibujaban, mientras su asombro no les permitía entender qué estaba ocurriendo.
Luego la luz fue atenuando su brillo y se apagó produciéndose lo más inesperado.
“Martu” se reflejaba con anchas caderas, piernas más cortas, de estatura media baja, sus cabellos cortos entre canas y el rostro con las arrugas naturales producidas por el tiempo, era el mismísimo rostro y cuerpo de Thelma.
Martu quedó boquiabierta. Mientras que Thelma, se veía joven con esbeltas piernas y una altura elevada, acompañando toda su estructura física casi perfecta. Su rostro fresco, terso con su larga cabellera rubia y brillante hasta la cintura.
¡¡No puede ser!! Exclamaron las dos y se miraron a la vez.
Una voz salió del espejo ¡Sí! Hoy será a mi manera, cada una vivirá por un día, la vida de la otra, y a las doce de la noche se reunirán aquí…
Entre exclamaciones, asombro, curiosidad y a la vez risa, obedecieron.
Thelma fue a ensayar con la banda, entre torpezas, desconocimiento, alegría, mate, chicles y aquel chico que pretendió besarla, salió un poco espantada del lugar… pero compartiendo una tarde de amistad y alegría con ese grupo que ella tanto quería.
Thelma piensa, “buenos chicos habían resultado” y yo que creía que la llevaban por mal camino… Todo lo contrario, la contienen, la miman y le dan buenos consejos.
¡Qué tranquilidad siento al vivir todo esto!
En cambio Martu” partió hacia la oficina corriendo, se le hacia una vez más tarde, la hora pasaba y tenía que parar aquel reloj que manejaba su ingreso. Tomaba su café rápidamente, firmaba papeles, sellaba todo, entrevistaba al nuevo personal a su cargo, atendiendo los llamados, una y otra vez, como si el timbre del teléfono resonara dentro de su cabeza.
Todo era una locura, ¿era todo esto lo que vivía a diario mi madre? No lo puedo creer y encima llega a casa hace las cosas, más la cocina. No, no puede ser.¿Cómo lo logra? Transcurre todo el día y a las doce de la noche, se encuentran frente al enorme espejo; nuevamente la luz brillante, las envuelven. A cada una le regresa su cuerpo original.
Thelma y Martu, emocionadas por lo vivido, habiendo podido comprender a la otra, con una sonrisa cómplice, sin emitir ningún sonido, ni comentario, se van a dormir…
A la mañana siguiente, como siempre amanecen temprano y sin creerlo el espejo ya no está.

Clara Mirta Waldbaum

CUENTOS ASOMBROSOS:



El cazador y el hada:
Un cazador acostumbrado a vivir de la caza cruzaba el bosque muy enfadado porque ese día no había logrado atrapar ninguna presa.
Tras varios disparos fallidos, una liebre se cruzó en su camino.
El pensó”, quizás no esté perdido el día, y de inmediato comenzó a disparar pero por más que apuntó, no logró acertar ni una sola vez. Su rabia crecía más y más cuando vio sorprendido como la liebre se transformaba en una bella y joven que lo miraba sonriendo.
El cazador la contempla con miedo y se le acercó con cautela. ¿Cómo te llamas?, pero ella no contestó.
El cazador le tocó una mano, pero ella no reaccionó. Entonces decidió abrazarla, pero apenas lo hizo la joven se transformó en una enorme leña encendida.
El cazador corrió a toda velocidad hacia un arroyo y desesperado se arrojó al agua para aliviar la quemazón. Entonces escuchó una voz musical que le decía: Cazador corazón de hielo tu maldad hizo arder el leño, el hombre aterrado y confundido se marchó y nunca más volvió a cazar.

Dina Céspedes


CUENTOS ASOMBROSOS:



Los desconocidos:


Al caer la noche dos desconocidos se encuentran en los pasillos de un hospital, esperando ser atendidos.
Uno de ellos era Juan, un muchacho muy tímido y poco sociable. Hizo un gran esfuerzo por mantener la mirada sobre ella. Apenas la vio volvió con rapidez su mirada a colocarla sobre un afiche que estaba en la pared. Pero le era imposible ver el afiche, seguía manteniendo la imagen de la desconocida, la mancha de café en el pantalón, el negro de su pelo lacio, su cara pálida. El sabía que algo extraño acababa de suceder, no por lo que había visto sino por el mensaje de su silencio. Pronto ella desapareció de su vista. Volvió a su banco y se sentó.
De repente Victoria avanzó hacia él y cuando estuvo a su lado le dijo:
- Te estaba esperando. ¿A mí?, preguntó el muchacho todo colorado. ¿Qué te pasa?, le preguntó ella.
- Nada, que me va a pasar, es que ya estoy cansado de esperar. Se produjo un momento de silencio hasta que él se decidió a preguntar su nombre. Recién ahí pudieron entablar una conversación hasta que por fin fueron atendidos de sus dolencias. Al salir él ve que Victoria no estaba, entonces decide esperarla talvez se animaría a invitarla a tomar un café en el bar de la esquina. Después de un tiempo que para él fue eterno, sale ella, sorprendida sin verlo ahí sentado ya que era bastante tarde. ¡Qué extraño!, le dijo la muchacha que me esperes, avanzando cautelosamente.- es que…. Me gustaría que siguiéramos charlando. Bueno, salgamos que este lugar es siniestro. ¡Uy! ¡Que puerta más pesada! La tocó, al hablar y se cerró de pronto con un golpe. ¡Uy! Justo ahora dijo Juan. Me parece que no tiene picaporte del lado de adentro. Nos ha encerrado a los dos. A los dos, nó. A uno sólo dijo Victoria. Juan sorprendido por su respuesta se queda pasmado al ver como ella pasa a través de la puerta y desaparece… desde ese día, se lo ve a Juan sentado en los bancos del hospital, esperándola…

Patricia Sanchez